¿Qué factores son determinantes para considerar una compañia como el mejor lugar para trabajar?

Ofrecer oportunidades para crecer profesionalmente, crear un ambiente de trabajo sostenible y flexible y promover la diversidad son algunos de los factores que los expertos tienen en cuenta al momento de catalogar una compañía como el mejor lugar para trabajar. ¿Qué iniciativas pueden desarrollarse para entrar en esta lista que cada vez gana más seguidores?

Según un estudio realizado por Gallup, sólo el 13% de los empleados alrededor del mundo se sienten emocional y profesionalmente comprometidos con su trabajo. Esta cifra es alarmante. De hecho, el estudio también concluye que por cada empleado comprometido, hay dos empleados no comprometidos que podrían llegar a poner en peligro la cultura y el futuro de las organizaciones. Afortunadamente, las empresas pueden desarrollar estrategias para aumentar los niveles de compromiso y formar parte de un selecto grupo conocido como las mejores compañías para trabajar. A continuación nombramos algunas de las características que, según los expertos y los mismos colaboradores, encuentran necesarias al momento de considerar a una empresa con un buen lugar para trabajar. En ningún momento esta lista es exhaustiva y cualquier iniciativa que se lleve a cabo dentro de las organizaciones y tenga como objetivo mejorar la calidad de vida de quienes trabajan allí, contribuirá al ambiente y cultura de la compañía.

En primer lugar, todos los trabajadores deben ser tratados con respeto, sin importar sus orígenes, creencias u opiniones. Un buen líder debe velar por que todo su equipo se rija bajo el respeto, sea cual sea la circunstancia. Además, al promover el respeto, se promueve la diversidad, otro factor importante para mantener un ambiente de trabajo óptimo. Cuando los líderes empoderan a su equipo a pensar fuera de la caja, apreciar opiniones contrarias y trabajar con personas de diferentes profesiones, están dejando las puertas abiertas para que la organización prospere. Una buena idea puede llegar de la persona que menos se espera y valorar la palabra de todos es el primer paso para fomentar un ambiente de creatividad e innovación.

Por su lado, los líderes de las mejores compañías para trabajar deben contar con dos características fundamentales: tener la capacidad de liderar con visión, es decir involucrar a su equipo en la búsqueda de un objetivo común, empoderarlos y hacerles ver que su trabajo está ayudando a cumplir ese objetivo. Los mejores colaboradores son aquellos que tienen claro el norte de la compañía, lo comparten y hacen todo lo posible para conseguirlo; es tarea del líder mantenerlos motivados. Igualmente, los líderes deben fomentar la autonomía de su equipo. Un gran desmotivador e inhibidor de cultura es un líder controlador, que frena cualquier iniciativa innovadora. En poco tiempo, su equipo estará desmotivado y es probable que los grandes talentos empiecen a irse.

El aspecto económico también es fundamental. La organización debe compensar de manera adecuada a todos sus colaboradores, teniendo en cuenta el mercado externo e interno; esto quiere decir que los salarios deben estar compensados de acuerdo a lo que ofrezca la competencia e, igualmente, quienes ocupen los mismos cargos deben tener un sueldo similar sin importar si es hombre o mujer, casado o soltero, católico o judío. Igualmente, la organización puede implementar un sistema de recompensas basado en el rendimiento. El éxito de la compañía dependen gran parte de los colaboradores y compartir parte de las ganancias con ellos es una forma de agradecerles su compromiso y entrega. Esto mantendrá muy motivados a todos y lucharán por cumplir con los objetivos financieros. Otra forma de premiar el desempeño es por medio de la formación. Dar oportunidades de financiamiento para quienes quieran prepararse y seguir estudiando es una manera muy eficiente de mantener los grandes talentos en la organización. 

Por último, un adecuado lugar de trabajo no solo soporta la cultura organizacional, también mantiene motivados a los colaboradores y fomenta su salud. Múltiples espacios disponibles para trabajar, zonas de esparcimiento, cafeterías adecuadas, acceso permanente a tecnología son algunos aspectos a tener en cuenta al momento de diseñar las oficinas. Igualmente, aspectos ambientales como acceso a luz y ventilación natural, materiales libres de VOC, elementos de oficina ergonómicos deben considerarse para favorecer la salud de quienes trabajan allí. Es importante, de igual forma, apoyar las diferentes formas de vida y dar beneficios a madres y padres de familia, estudiantes y otras personas que requieran trabajar remotamente, siempre y cuando cumplan con los objetivos de su cargo. Organizaciones acartonadas y poco flexibles se enfrentarán a la pérdida de talentos.

Hay muchos especialistas que dicen que el recurso más importante de cualquier organización es su talento humano. Esta afirmación está cogiendo cada vez más fuerza y las compañías que no desarrollen estrategias para mantener a sus talentos motivados y comprometidos, perderán una ventaja muy importante frente a sus competidores. Lo importante es empezar, crear pequeñas estrategias que lleven poco a poco a la organización a convertirse en uno de los mejores lugares para trabajar.