Espacios corporativos le apuestan a la Certificación WELL

La certificación WELL es un modelo interdisciplinario de diseño, construcción y operación, está respaldada por el IWBI (International Well Building Institute) de Estados Unidos, en los últimos años ha logrado gran aceptación internacional, por lo que cada vez más son los proyectos que buscan obtenerla.

Tiene como objetivo generar en los colaboradores mayor productividad por medio de factores que van desde implementar hábitos saludables, hasta construir espacios corporativos que reflejen una sensación de confort y bienestar. La certificación WELL trabaja en este último punto, incorporando siete capítulos: aire, iluminación, agua, alimentación, mente, fitness y confort; de este modo se les da protagonismo a los usuarios de las oficinas.

AEI Arquitectura e Interiores empresa líder en el diseño y construcción de espacios corporativos busca que sus clientes logren obtener esta certificación en las distintas categorías, Silver, Gold o Platino, por esta razón es indispensable el asesoramiento en los cuatro pasos principales para lograrlo: inscripción, requerimientos de documentación, verificación de desempeño y certificación, este proceso tiene el acompañamiento de GBCI Green Business Certification Inc, entidad certificadora.

La compañía PayU le apostó a obtener esta certificación con la asesoría de AEI, en su proyecto de oficinas en Bogotá, el concepto de diseño implementado fue “plaza urbana”, una gran escalera que conecta tres pisos con oficinas abiertas, una zona de bienvenida para los clientes, sala de juegos y sala descanso, con los cuales querían innovar y brindar bienestar a sus colaboradores

Para Alejandro Fonseca Coordinador de Sostenibilidad en AEI y primer profesional WELL acreditado en Colombia es importante que una compañía obtenga la certificación WELL ya que, “Alrededor del 92% de los costos de un edificio de oficinas durante 30 años se derivan del personal, por lo que la implementación de estrategias de bienestar genera gran impacto en la productividad de los ocupantes del edificio, asegurando un retorno de inversión en el más importante activo de la compañía, su gente”.